Visita de estudios a Casablanca

28 enero 2019

tbs-study-tour-casablanca

La estudiante de Bachelor Audrey nos cuenta su visita al campus de TBS Casablanca

“A principios de 2019, algunos estudiantes de TBS Toulouse, Barcelona y Casablanca fuimos a Marruecos en un viaje organizado por TBS. ¡Fue una excelente manera de comenzar el año! Descubrimos Marruecos y su cultura mientras visitábamos dos ciudades y asistíamos a presentaciones sobre su religión, el desarrollo del continente africano, los negocios en África y mucho más.

Hay muchas cosas de las que hablar de esta experiencia, pero esta fue la primera vez que viajé al Magreb y me encantó todo en todas partes. Este viaje me inspiró, me hizo conocer a otras personas de TBS y de Marruecos. Realmente no sabía qué esperar de este viaje de estudios de TBS, pero en realidad aprendí mucho en muy poco tiempo. Estoy muy agradecido por las personas que conocí y la experiencia que obtuve de ello.

El viaje comenzó en Casablanca, donde visitamos el campus de TBS, algunos monumentos y otros lugares populares, como la Mezquita de Hassan II, un edificio hermoso, inspirador y enorme… No sabría cómo describirlo de otra forma.

La visita a la empresa aeroespacial MATIS fue especialmente impresionante. Vimos empleados trabajando con cables; tenían que ser muy específicos y cuidadosos en su trabajo.

Mientras dábamos un paseo por el centro de Casablanca, vimos la iglesia del Sacré-Cœur y fuimos al Parc de la Ligue Arabe. También caminamos por la medina de Casablanca para llegar a un increíble restaurante típico. La medina y sus calles estrechas y mercados fueron divertidos de experimentar. Allí venden alimentos, ropa, accesorios y mucho más. Es la típica área local de la ciudad donde es obvio, y todos notaron, que éramos turistas.

audrey-casablanca-blue-stairs

Para continuar nuestro viaje, pasamos dos días en Marrakech. Nuestro hotel era muy tradicional y, en cuanto entré, me sorprendió y sentí que ya amaba la ciudad. Todo era especial en este hotel: las escaleras, las paredes, el techo, el balcón de nuestra habitación e incluso el ascensor.

Afortunadamente, fuimos a la plaza Jemaa El-Fna, que está rodeada por los zocos de Marrakech. Hay monos, serpientes y muchas cosas curiosas allí. Esa tarde fue divertida ya que terminé llevando una serpiente en mis hombros y me perdí varias veces por las callejuelas de la ciudad.

Fuimos al Jardín Majorelle, que tenía muchas plantas y bambúes diferentes. Lo bueno de esto era una casa azul que había allí en el medio como por casualidad; era hermosa y muy inesperada.

Ahora, el museo de Yves Saint Laurent… Como me encanta la moda y el arte, este museo me inspiró, especialmente al mirar los dibujos de Yves Saint-Laurent que, más adelante, él hizo realidad. Fue inesperado visitar un museo de la moda en Marrakech, pero fue más que genial.

Ah, y finalmente, ¿me creeríais si dijera que en Marrakech fui a un casino por primera vez en mi vida y no perdí? Bueno, sucedió, fue divertido y nunca olvidaré esa noche.

Además, debo mencionar la comida marroquí. Probé, por ejemplo, deliciosa comida tradicional como el tajín o el cuscús. También comimos postres… Por cierto, hay uno hecho de naranjas, azúcar y canela que ahora me hago en casa.

Para concluir, ¡ya quiero volver! ¡Gracias TBS! ”

Por Audrey Laffont, estudiante de primer año del Bachelor in Management en el campus de Barcelona de TBS.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *