Editorial del Director de Estudios: Se hace camino al andar

17 enero 2019

 

El otro día me preguntaron cuál era el hecho diferenciador del Bachelor de TBS y como respuesta recité todo el catálogo bien aprendido sobre la experiencia internacional, la transferencia del conocimiento al mundo profesional y la calidad de nuestros profesores. Que no se me malentienda, todo esto es verdad, pero me dejé un aspecto importante del programa, muy diferenciador, al menos en España: aquí no discriminamos a los estudiantes por su pasado académico. Nuestro sistema de admisión es propio y no se rige solamente por las notas de educación secundaria como sucede en otros sistemas, entre otras razones por la dificultad de comparar notas de alumnos procedentes de diferentes sistemas educativos. Este sistema idiosincrático tiene como resultado que en el aula nos encontramos con una gran variedad de alumnos. 

Pero el verdadero centro de la cuestión es: ¿es ser un buen estudiante lo mismo que convertirse en un buen profesional? En TBS existen casos como el de un estudiante que recuerdo con particular gratitud. Se trataba de un estudiante que había tenido un desempeño académico, digamos, mediocre en secundaria. Postuló para ir de intercambio a una universidad en América, prestigiosa pero también complicada. Había un requisito mínimo de nota final en primer año para optar a esta universidad en particular; un requisito que, al acabar el año, este alumno, ay, no cumplía del todo. Él se comprometió conmigo a que, pese a que su rendimiento no había sido el mejor en primer año, estaba dispuesto a poner todo de su parte para pasar todos los cursos durante el intercambio y dejar una buena imagen de TBS, cosa que hizo (razón de mi gratitud) y no solo eso, sino que a su vuelta asumió un verdadero rol de liderazgo entre sus compañeros. Cómo decirlo… floreció. Tuvo buenos resultados académicos al mismo tiempo que lanzó iniciativas para estudiantes. Luego de hacer un máster en otra escuela de mucho prestigio, hoy tiene un cargo importante en una multinacional donde trabaja desde hace varios años, hechos que interpreto como indicadores de efectividad profesional y me alegro de estar en una institución que le ha permitido llegar hasta allí.

TBS es una oportunidad y, el Bachelor, un programa donde ponemos una serie de opciones y recursos al servicio de los estudiantes para que todos los que estén motivados y quieran explotar su potencial, puedan desarrollar un proyecto profesional de alto nivel como el estudiante de mi ejemplo. No podemos ni queremos forzar ese proceso, por lo cual no es un camino unívoco para todos. Pero estamos convencidos que quien quiere andar y sabe dónde quiere llegar, puede hacer su propio camino.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *