Palabras intraducibles

08 Julio 2011

El lenguaje es, indudablemente, la más importante base de una cultura. Entre los espacios que dejan sus palabras, tras su particular sonoridad, bajo sus capas de gramática y ortografía se esconden muchos de los rasgos culturales que sus hablantes comparten. Aquellos profesionales que se dedican a la traducción se enfrentan siempre al difícil reto de llevar a otros idiomas -distintos en cuanto a palabras, pero también en cuanto a la cultura que llevan las mismas- los textos de autores que parieron sus obras en su idioma. Ellos mismos, los propios traductores, hablan de la delicadeza de su trabajo, del encaje de bolillos que a menudo hay que hacer para poder trasladar una idea, un concepto abstracto, de un lector a otro, con idiomas distintos. En el magnífico blog dedicado a los traductores que mantienen el colectivo Altalang, nos enteramos (a través de El Duffo) que se ha confeccionado una lista de las palabras más difíciles de traducir.

Algunas de esas palabras son realmente hermosas como saudade, que en portugués (y en gallego) hace referencia a ese sentimiento de añoranza recubierta de pena y de desazón. O como wabi-sabi, del japonés, que podría traducirse como la aceptación de la vida tal como es, con sus imperfecciones, para buscar la felicidad en ella. Como se puede comprobar, pese a que hay palabras que en algunos idiomas bien podrían suponer una traducción cercana, ninguna parece acercarse lo suficiente a lo que el concepto original requiere. Existen, por otro lado, otras palabras intraducibles de muy práctico uso. Es el caso de iktsuarpok, que en la lengua Inuit de los esquimales significa el hecho de salir fuera del refugio para comprobar si llega alguien.

Pero muchas de las palabras, evidentemente, aluden a sentimientos difíciles de expresar. Por ejemplo, en francés se habla del sentimiento de depaysement, que es lo que siente aquel que se encuentra lejos de su país. O torschlusspanik, que en alemán hace referencia al miedo de perder oportunidades a medida que uno se hace mayor. Pero también resulta muy ilustrativa la palabra mamihlapinatapei, con la que el yagan (lengua de los nativos de Tierra del fuego en Argentina) intenta ponerle letras a la mirada que se cruza entre dos personas que quieren iniciar algo pero no se atreven a dar el primer paso.

Y qué decir de la palabra tartle, que en escocés da significado a ese momento en el que olvidas el nombre de la persona a la que quieres presentar a un amigo. O jayus, que en lengua indonesia representa a un chiste tan malo del que uno no puede evitar reirse. No figuran, curiosamente, en esa lista, algunas otras palabras de traducción dificultosa. Me vienen a la mente, por ejemplo, Gemütlichkeit, que en alemán identifica un lugar en el que uno se siente cómodo, a gusto, un lugar acogedor que no aparantaba que fuera a serlo. Siempre me atrajo mucho la expresión francesa l’esprit de l’escalier, que acuñó Diderot en su libro Paradoxe sur le comédien para ilustrar ese sentimiento que le ataca a uno cuando, después de una discusión con alguien, le vienen a uno todas las respuestas ingeniosas que debería haber dicho antes (mientras ya se encuentra bajando las escaleras a la calle, ya es tarde, ya se ha perdido la oportunidad).

Pero hay un par de palabras en mi lengua materna, el catalán, que tampoco tienen una traducción fácil. Una de ellas es lletraferit, que identifica a la persona amante de cultivar la literatura y las letras. Y otra palabra preciosa intraducible del catalán es somiatruites. Un somiatruites es, literalmente, alguien que sueña con truchas , pero significa en realidad una persona que se deja llevar por sus ilusiones imposibles, por sueños irrealizables, por fantasías inalcanzables que, seguramente, tampoco se podrían contar, ni tan solo con palabras intraducibles.


Marc Ambit – Consultor y formador

Compartir

2 comentarios en “Palabras intraducibles”

  1. Me ha gustado mucho el post, pero Altalang debe haber buscado los significados sólo en lengua inglesa, que es algo pobre comparándola con otras muchas como la nuestra. Ej. Depaysement(fr): sig. Morriña(es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *