Mujeres, más preparadas, más discriminadas.

18 noviembre 2010

Cada cierto tiempo las estadísticas nos golpean brutalmente cuando se trata de (des)igualdad. No son pocos los estudios que, periódicamente, se centran en analizar la evolución de la equidad en cuanto a género en diferentes ámbitos, pero muy especialmente en el laboral.

El último delata sin tapujos un agravante más, que ya hace tiempo viene produciéndose. Las mujeres están más formadas, pero son relegadas a cargos inferiores y a sueldos igualmente inferiores.
En España, desde 1986 las mujeres son mayoría en las aulas de las universidades (un 50,1% entonces, un 55% hoy en día). Pese a ello, su incorporación al mercado laboral suele resolverse de manera discriminatoria.

Según el estudio en cuestión, las “cargas” familiares son las que provocan las primeras dificultades. Recayendo como recaen estas responsabilidades mayormente todavía sobre las mujeres (un 80% de las tareas domésticas, según el mismo estudio) la dificultad para desarrollar propiamente su carrera profesional aumenta y limita sus posibilidades. Cuando las responsabilidades familiares aparecen, muchas mujeres prefieren renunciar a ascensos (que les impedirán atenderlas) o, simplemente, buscar reducciones de jornada para poder compaginarlo todo, con la consecuente pérdida de ambición profesional.

Cabría preguntarse qué sería de España si, como debería ser lógico, las personas con más alta formación obtuviera los mejores empleos y las mejores condiciones.

Puedes leer la notícia completa que apareció en el periódico El País, aquí.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *