Lo que nadie sabe sobre ser un líder

13 Noviembre 2017


El secreto del liderazgo, por Simon Sinek

Convertirse en un reconocido líder exige tener una mentalidad que no está al alcance de todo el mundo.

Como señala Simon Sinek en este vídeo, no todos los directivos son líderes porque no todos tienen la mentalidad que dicta la voluntad para sacrificarse por el bien de su pueblo. Veamos cuáles son las características del líder ideal:

1. Visionario

2. Valiente

3. Empático

No obstante, siempre me pregunté si hay algún gran líder que haya nacido con esas cualidades, o si son fruto de una evolución orgánica de sus valores internos a través del tiempo y la experiencia. Tal vez un poco de ambos, aunque diría que un gran líder, especialmente en lo que a negocios se refiere, es alguien dispuesto a arriesgarse a salir de su zona de confort para expresar sus valores internos, sus creencias y visión a largo plazo.

Claro está que hay diferentes tipos de líderes, desde en la escuela hasta en las oficinas gubernamentales. Sin embargo, como ya hemos visto, no todos tienen en sus manos la combinación perfecta para desarrollar aptitudes de liderazgo. Y ahora, os preguntaréis: ¿cómo puedo convertirme en un líder? ¿Cuál es el proceso para desarrollar dotes de liderazgo? Sumerjámonos en las verdades del éxito social y veamos cómo desarrollar ese líder que hay en ti. Aunque, para saberlo, ¡tendrás que esperar al final del artículo!

 

Aptitudes técnicas al inicio del proceso

“Es un genio del marketing.”

“Para ella, las presentaciones sobre ventas no tienen ningún secreto.”

“Transmite mucha pasión al hablar de sus técnicas de gestión… ¡Es, sin lugar a dudas, el mejor!”

Suele ocurrir que los profesionales de más éxito en sus puestos de trabajo dominen plenamente sus campos de especialización. De hecho, saber lo que nadie más sabe o hacer las cosas mejor y con mayor rapidez que los demás mejora significativamente las posibilidades de uno de ser reconocido como un activo de valor en el trabajo. El motivo es que, para la organización, tienes valor añadido porque tienes más conocimientos sobre un asunto mejor que nadie.

Este vídeo de TED-ED menciona en uno de sus vídeos que la única razón por la que uno está más preparado que otro es la repetición una y otra vez de una tarea específica, ya que el patrón neuronal asociado a esa tarea se integra en la memoria a largo plazo, optimizando de ese modo el ritmo con el que la información viaja entre neuronas. Por lo tanto, uno podría estar de acuerdo con el dicho que las aptitudes técnicas mediante repeticiones sucesivas son fundamentales para el éxito social debido al valor añadido que crean. Sin embargo, estas aptitudes técnicas no son suficientes. De hecho, casi cualquier persona que practique con empeño puede acceder a ellas.

 

Las competencias interpersonales que completan las aptitudes técnicas

“Muestran tanta confianza al hablar que inspiran.” 

“Escuchaba activamente lo que le decía y hacía preguntas, me sentí fortalecida.”

 “¡Siempre está buscando nuevas ideas, es un genio creativo!”

El exprofesor de la NYU, Finbarr Bradley, autor de Digging Deeper (Ahondando) comenta el valor de formarse en competencias interpersonales. Destaca que las habilidades técnicas, al ser accesibles para muchos, han ido perdiendo valor a lo largo de los años. Es evidente que la disponibilidad del conocimiento no garantiza el uso legítimo que uno pueda hacer del mismo, pero ciertamente disminuye su valor. Entonces, ¿cómo puede un experto distinguirse de otros expertos? Una posible respuesta es la adquisición de competencias interpersonales dominadas a la perfección, también llamadas habilidades sociales. Son competencias que se utilizan para aprovechar al máximo el valor de uno mismo convenciendo, escuchando e inspirando a los demás. De hecho, algunos a eso le llamarían aptitudes humanas, es decir, la capacidad de comunicarse eficientemente con otros.

La revista Forbes por ejemplo menciona competencias como la curiosidad y la creatividad como las habilidades más importantes para llegar a dominar un puesto de trabajo. Sin embargo, otras competencias pueden ser más importantes en función del entorno y de cuán disponible esté dicha competencia. Así, si en un sitio no abunda el carácter innovador, este tendrá más valor que en aquellos lugares en que es bastante común. Para mí, y desde mi experiencia personal, la adaptabilidad y la iniciativa son las habilidades más importantes para triunfar en el campo de la aeronáutica y la administración pública, porque el entorno es reticente al cambio y además hay muchas personas implicadas, por lo que uno tiene tener valor para levantar la mano con tal de asegurarse visibilidad.

Si no estás convencido de que las competencias interpersonales te catapultan a la cima, la amplia cobertura mediática sobre el tema lo hará. Echa un vistazo al artículo de la revista Forbes sobre este tema.

Por lo tanto, dado que mucha gente tiene conocimientos de habilidades técnicas y competencias interpersonales, ¿cómo es que tantas personas con talento no llegan a ser grandes líderes? La respuesta es que hay otro factor que entra en juego.

 

Habilidades para el desarrollo personal: el último paso antes de ser un líder reconocido

Es en este punto que el lema de Toulouse Business School, Think outside the box (Piensa fuera de la caja) cobra importancia. De hecho, limitar la educación a las habilidades técnicas y competencias interpersonales no basta para erigir a los líderes. De hecho, se cree que un gran líder ha desarrollado una visión y una conciencia de sí mismo. La conciencia de uno mismo, de sus valores, de su visión para una vida mejor.

Categorizamos el aprendizaje de la visión interna bajo el nombre de autodesarrollo. Tras investigar el tema, descubrí que el autodesarrollo es la habilidad de convertirse en la mejor versión de uno mismo. En la mayor parte de los casos un líder hace meditación, sigue rituales matutinos, dedica tiempo al diálogo interno que favorece la concentración interna.

Observemos, pongamos, a una de mis líderes favoritas, Oprah Winfrey, una persona que sabe lo que quiere lograr en la vida y admite que su visión impulsa su vida y sus decisiones. En otras palabras, a los líderes les conduce su visión ideal de la vida y actúan hacia ella. La visión es tan potente que los hace lo suficientemente seguros y confiados en sí mismos como para sobresalir sobre el resto y compartir su visión con los demás. Ahí es donde entra en juego la valentía. A otros les inspirará la autenticidad y la verdad, pero solo te seguirán si se sienten seguros. Hacer que se sientan seguros es el resultado de un uso perfecto de las habilidades técnicas y competencias interpersonales.

Para recapitular, como visionario creas una visión. La valentía te impulsará a compartirla con otros. Y finalmente, darás vida a tu visión haciendo que los demás se sientan seguros, satisfechos y fortalecidos. Lo asombroso de la experiencia de compartir es que desarrollas habilidades de empatía, en el centro del liderazgo.

En una frase, la clave para el autodesarrollo es encontrar tu visión con el ejercicio apropiado, luego tener el valor de compartirla con los demás y usar la empatía para lograr que actúen por ella.

Llegados a este punto, quiero saber si:

¿Crees que eres un líder para tus compañeros?
¿Practicas el desarrollo de capacidades de autodesarrollo?
¿Cuál es la historia de éxito número uno que te gustaría compartir conmigo?

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *