La marca personal y su poder

02 octubre 2019

¿El Personal Branding (marca personal) es una moda? Este concepto se expandió en el mundo después de un artículo de Tom Peters, “The Brand called You”, publicado en 1997 en la revista Fast Company. Hay quién cree que le puede ayudar en su desarrollo profesional, los hay que no están ni a favor ni en contra y luego hay quien piensa que la marca personal es una tomadura de pelo.

La marca personal se basa en el valor del YO y consiste básicamente en hacer de nosotros nuestra propia marca. Normalmente, nuestra imagen de marca es percibida por diferentes targets (tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo y tus seguidores en las redes sociales), pero también puede ser construida para llegar a ser percibida por otros públicos objetivos: un directivo/a de RRHH de una gran compañía, por clientes potenciales, un/a líder de opinión o por una comunidad.

El poder de la marca personal

¿La marca personal es únicamente digital?

La marca personal no existe únicamente en las redes sociales. Esta nace de mostrar nuestro trabajo, nuestras habilidades y conocimientos ante nuestros clientes potenciales. No obstante, es cierto que las redes sociales son un gran canal para mostrar tu marca y desarrollarla, es una ventana al mundo.

Entonces, ¿una opinión política en Twitter o una foto de mis últimas vacaciones en Instagram son también Personal Branding? Las redes sociales no son un espacio acotado, no es un lugar donde podemos controlar el impacto y donde se pueda separar el yo personal del yo profesional. Hoy, todo está más entretejido. Por este motivo, debemos tener en cuenta que la imagen y la representación de uno mismo nos identifican más que nunca. Todo comunica, todo lo que publicamos es comunicación y deja una huella. Por este motivo, es necesario parar y reflexionar antes de publicar.

Analizar en qué somos buenos, saber qué queremos contar y a quién

Hay que tener en cuenta que las redes sociales son un potente canal de construcción de Personal Branding. Por este motivo, cada vez más reclutadores de RRHH utilizan las redes sociales para investigar a los candidatos.

Buscan qué tipo de contenido han compartido recientemente, si la imagen es profesional, cuáles son las preferencias personales, las habilidades comunicativas, la gama de intereses… Por el contrario, eliminan la candidatura si en estos perfiles hay información, fotografías y vídeos inapropiados.

Mucha gente piensa que sus opiniones personales no tienen valor de carácter profesional. Es un grave error. Pensar que puedo expresarme con comentarios despectivos porque tengo pocos seguidores, porque no causo interés o porque las redes son volátiles es una equivocación. La huella digital del racismo, la homofobia o la intolerancia existe y es denunciable. De hecho, hay casos conocidos de profesionales despedidos por comentarios de este tipo en las redes sociales: Google, la inmobiliaria Tinsa, la New York University o el famoso caso de Justine Sacco en la IAC.  

El poder de la marca personal

¿Qué valores queremos comunicar? Utiliza el Marketing

Es importante tener una estrategia y establecer con anterioridad cuáles son los valores que te definen y cuáles de ellos quieres comunicar. Al final se trata de crear la imagen profesional que quieres proyectar a los demás, de dejar una huella sólida y coherente. Esto lo puedes conseguir mostrando lo más relevante en tu biografía, adecuando el lenguaje (lo que dices y cómo lo dices), dando importancia a tu imagen (la física y la virtual) y aumentando la presencia online (web, blog y redes sociales). Piensa que eres un spot viviente.

Constantemente estamos generando Personal Branding o Marca Personal, construyendo y creando marca personal con nuestras acciones, manera de trabajar, actitudes, expresiones, creatividad, incluso la forma de vestir. Por este motivo, el poder de la marca personal debe medirse a cada paso. Establecer una estrategia de comunicación para llevarla a cabo a medio y a largo plazo.

Poner atención al crearla y desarrollarla te ayudará a mejorar tu carrera profesional. Mi consejo: utiliza la estrategia de las 5 W’s (y una H) de Content Marketing:

WHO. ¿Con quién me quiero relacionar? Ser más visible para que otros profesionales y las empresas te vean. Comunícate con los líderes de opinión de comunidades que te interesen. Tu target debe verte con la imagen que quieres proyectar.
WHAT. ¿Cuál es mi mensaje? Qué quiero transmitir: seriedad,  credibilidad, liderazgo, creatividad… Recuerda que tu mensaje no se crea en un único post.
WHEN. ¿Cuándo mi mensaje impacta más? Encuentra el momento adecuado. Te propongo ser proactivo en tu vida laboral y en las redes sociales. Participa en cursos, fórums, masterclass, ponencias y convenciones.
WHERE. ¿Online y/o offline? Utiliza todos los canales según tu estrategia. Dependiendo del uso de tu marca personal y de lo que compartas vas a lograr que la gente piense que tú tienes una opinión que vale la pena leer o escuchar.
WHY. ¿Tengo claro mi objetivo? La generación de una buena percepción hará que las personas confíen en ti y van a querer trabajar contigo.

HOW. ¿Cómo quiero comunicarme? Ten presente siempre el clásico modelo de comunicación que incluye un emisor, un receptor y un mensaje que es codificado por el emisor y decodificado por el receptor. Además, también hay feedback y ruido que puede afectar a la comunicación. Recuerda que en las redes sociales te comunicas con una comunidad, no con tu pantalla.

Autor: Joan Margarit, analista en Marketing y Comunicación.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *