A cinco grados del fin del mundo

26 septiembre 2010

Estos días, el científico James Lovelock, está en Barcelona para presentar su ponencia “Coevolución de la Tierra y sus organismos” en el Ayuntamiento de la ciudad. Lovelock asegura que estamos a tan solo cinco grados Farenheit de un cambio radical en nuestro planeta. El calentamiento global que ya se viene registrando desde hace años se acerca, según el científico, a los límites soportables por el ser humano y su civilización.

A diferencia de muchos otros científicos que predican los desastres ecológicos por venir, Lovelock no quiere dar fechas, pero asegura que en el momento en que la temperatura global del planeta alcance esos cinco grados de más, será ya el fin del planeta tal y como lo conocemos. La cantidad de suelo desértico será enorme y obligará a grandes cantidades de población a desplazarse hacia terrenos más templados. Lovelock, que siempre busca alejarse de la demagogia y los excesos tan habituales al hablar de ecologia y medio ambiente, certifica, sin embargo, que el ser humano, como ya ha hecho en muchas otras ocasiones, sobrevivirá al cambio radical, encontrará la manera de adaptarse. Pero este cambio implicará mucho sufrimiento y muchas pérdidas.

Lovelock, de 91 años, propuso un a teoría llamada Hipótesis de Gaia, en la que presenta a la tierra y su atmósfera como elementos capaces de regular la vida en el planeta, equilibrando los excesos y manteniendo el órden ecológico y medioambiental. Fue el escritor William Golding el que le sugirió el nombre de Gaia (diosa de la tierra en la antigua Grecia) para su teoría, aunque muchos aprovecharon el nombre y la teoría para tildarla de esotérica, literaria y poco científica. Pero la realidad es bien diferente, su teoría está perfecta y científicamente argumentada y propone un modelo de autorregulación que hace que la vida sea posible en la Tierra a lo largo de tanto tiempo.

Aquí tenéis un vídeo explicativo y una entrevista al propio Lovelock para comprender mejor su famosa teoria de Gaia y las nefastas previsiones de futuro que predice.


Como habrás visto, el panorama no es muy alentador. A fin de cuentas, Michael Stipe y los R.E.M. ya lo cantaban hace unos cuantos años.

Así que la pregunta sería: ¿qué estamos haciendo cada uno de nosotros para evitar el desastre? ¿Qué hacemos (o dejamos de hacer) para contribuir a la mejora ecológica del planeta? Responde a las preguntas en los comentarios (justo aquí debajo) o déjanos tus ideas y sugerencias para conseguir un planeta mejor.

Marc Ambit

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *