4 errores que cometen los líderes

18 septiembre 2019

Muchas veces se habla de lo importante que es el buen ejercicio del liderazgo en las organizaciones y de cómo eso puede hacer una diferencia notable. Es cierto, los líderes son esas personas que permiten que los engranajes bien aceitados para que el conjunto pueda funcionar óptimamente. Si tú quieres ser un líder en la organización, no necesitas que nadie te otorgue ese título, tú mismo puedes convertirte en uno siguiendo estos pasos.

4 errores que cometen los líderes en su desempeño

Convertirse en líderes no es nada sencillo. Requiere trabajo, esfuerzo y la voluntad inamovible de alcanzar esa meta a pesar de los obstáculos que puedan ponerse en tu camino. La buena noticia es toda la información a la que puedes acceder para que esta transición de seguidores a líderes pueda ser más realizable.
Sin embargo, algo de lo que no siempre se comenta es de algunos errores que los líderes consolidados -una vez que han logrado convertirse en uno- a veces cometen y que pueden ser más comunes de lo que pensaríamos. Por eso, hoy haremos un repaso por ello, para que tú que eres un líder en franco crecimiento evites caer en ellos:

1. No escuchar a las personas a tu cargo
Uno de los consejos por excelencia para ser líderes es preocuparte por satisfacer las necesidades de las personas a tu alrededor. Es decir, ser conscientes de ellas y además hacer todo lo que esté al alcance para que estas sean suplidas, con el fin de fomentar el bienestar colectivo. Siempre entre las máximas el liderazgo estará este hecho, por lo que es importante apegarte a él.

Sin embargo, muchas personas llevan este punto más allá, lo que hace que dejen a veces de lado sus propias necesidades por satisfacer las de otros, lo que es un enfoque un poco extremo. Esto no quiere decir que haya que ser egoístas, lo importante aquí es darles a las necesidades de los demás la misma importancia de las nuestras y aunque habrá momentos en los que ceder será sano y necesario, no puede ser la regla obligatoria. Cuando los líderes no toman en cuenta sus propias necesidades no estarán en las mejores condiciones para ser excelentes y servir a los demás. Es como cuando en las instrucciones de las aerolíneas dicen que es necesario que en caso de despresurización de la cabina colocarnos nuestra propia máscara de oxígeno antes de ayudar a otros.

2. No saber decir no
Como recién mencionamos, entre las cualidades del liderazgo está el amor por los demás, lo que nos hace servir a ellos de las formas que dispongamos. Pero uno de los errores que cometen muchos líderes sin saberlo es que están tan acostumbrados a servir, se disciplinaron tanto para eso que luego les resulta prácticamente imposible decir que no. Esto no es nada saludable porque hay muchas personas sin escrúpulos que pueden aprovecharse de ello, además de que tienes que recordar que negar ciertas cosas es preferible tanto para tu
propio bienestar, como para el colectivo.

Decir siempre que sí no es una virtud, decir siempre que no tampoco lo es. Se requiere de un equilibrio para el correcto ejercicio del liderazgo, uno que sume en vez de restar, para todas las partes.

4 errores que cometen los líderes en su desempeño

3. Actuar con soberbia
Este es otro de los errores en los que pueden caer fácilmente los líderes al ver cómo su esfuerzo va dando frutos y cómo sus seguidores y la confianza de ellos en su desempeño se consolida cada vez más. El comportamiento soberbio puede hacer que dejes de aprender cosas importantes porque crees que al estar en tu nivel es difícil que alguien más pueda enseñarte, lo que no es cierto.

El comportamiento soberbio también puede hacer que las personas se alejen de ti, nadie quiere estar alrededor de alguien que actúa creyéndose superior al resto. El comportamiento soberbio es un gran problema porque hace que el resto de tus cualidades tengan que estar bajo la sombra de este terrible sentimiento que te hace comportarte de una manera poco recomendable.

4 errores que cometen los líderes en su desempeño

4. Delegar demasiado
Algunas personas tienen problemas para delegar, pero una vez lo logran necesitan mantener el balance en este tema porque también podrían pasarse. El secreto es recordar que todo el exceso hace daño… todo, sin excepción. Cuando delegas más de lo recomendable estás dejando de lado tus responsabilidades y aunque seas un buen líder, esto es una falla que necesitas enmendar. Ten presente que ser líder no significa trabajar menos, de hecho, es tener mayores responsabilidades, no solo por ti, sino también por tu equipo de trabajo, por los que debes velar y por cada una de las metas propuestas y alcanzadas. Lo contrario de esto -delegar muy poco- es igual de contraproducente, o hasta peor, porque al no confiar en las capacidades de tu equipo, estos pueden resentirse. Además de que tendrás una carga excesiva que no te permitirá desempeñarte tan bien como pudieras y probablemente solo te produzca estrés.

Autor: Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan solo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa.

Editor de Gananci.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *