Orientación internacional

 

Campus Barcelona FlickR

La poda cerebral (o cómo tu cerebro te limita)

A un niño de seis años, después de unas pruebas, se le descubre una ceguera total de un ojo. Los oftalmólogos, sin embargo, no encuentran nada extraño en el ojo en cuestión, parece estar perfectamente sano. Pero cuando el niño se tapa el ojo opuesto, no ve nada, absolutamente nada.
Al cabo de un tiempo se descubre que el niño, cuando era un recién nacido, sufrió una ligera infección que obligó a que llevara un parche en el ojo. La infección se curó perfectamente y, en dos semanas, se le quitó el parche.  ¿Qué relación tiene el parche con la ceguera?
La neurocientífica Susan Greenfield suele contar esta especie de fábula basada en hechos tan reales como científicos para explicar un concepto neuorológico esencial. El cerebro, muy en particular durante los primeros años de nuestra vida, lleva a cabo una especie de poda de las neuronas que le parecen innecesarias para así poder concentrarse en aquellas a las que parece poder sacarle más partido. Durante esas dos semanas, el cerebro del pequeño pareció identificar que las neuronas que se encargaban del ojo con el parche no recibían estímulo alguno, con lo cual las despreció, tal vez para siempre. “El cerebro -aclara Greenfield- malinterpretó el vendaje del ojo como una indicación de que el niño no iba a utilizarlo durante el resto de su vida.”
 
La buena noticia, sin embargo, es que estos procesos pueden revertirse. Es decir, que el cerebro, en realidad, está constantemente cambiando su estructura neurológica, para adaptarse a los cambios. Podemos, por lo tanto, conseguir que nuestro cerebro se habitúe, por ejemplo, a conducir, hasta el punto en que, llegado el día, somos perfectamente capaces de conducir un coche en un estado casi de “piloto automático”, como inconscientemente, de tan acostumbrado como está nuestro cerebro a manejar el volante, los mandos y a atender a los peligros de la carretera.
La repetición es una de las maneras más eficientes de aprender. Este proceso de repetición es el que hace que el cerebro, al darse cuenta del patrón, previendo que vendrán todavía más repeticiones, hace un esfuerzo para adaptarse, creando nuevos caminos neuronales (sinapsis) para facilitar la tarea la próxima vez que ésta sea necesaria.
 
Pero lo que más me interesa de la fábula -más o menos cierta- del niño medio ciego, es lo perfectamente que ilustra como un desuso de alguna de nuestras habilidades puede llevarnos a la atrofia casi absoluta de esa misma habilidad, perdiéndonos en le camino capacidades, experiencias y sentimientos asociados. Cuando hace demasiado tiempo que no calculamos mentalmente, nos cuesta más. Cuando ya hace años que no estudiamos, nos es más difícil ponernos a estudiar y, una vez puestos a la tarea, nos es más difícil retener el cúmulo de informaciones que absorbemos. La atrofia voluntaria -aún siendo por omisión- y temporal de alguna de nuestras habilidades conllevará, sin duda, una dificultad extra a la hora de retomarla. Aunque lo más probable sea que, conscientes de nuestro abandono, ni tan siquiera queramos volverlo a intentar.
 
No dejemos, por tanto, de estimular nuestro cerebro con actividades nuevas, aficiones renovadas, hobbies frescos, pero también revisando lo que ya sabemos, recordando conceptos aprendidos, releyendo apuntes, practicando ese idioma que aprendimos hace tiempo -y que está en proceso de oxidarse-. Cuantos más estímulos le ofrezcamos a nuestro cerebro, cuanto más lo ejercitemos, mayor rendimiento nos dará, más preparado estará para afrontar cualquier escenario, mejor salud tendrá y, por tanto, nos permitirá alcanzar nuevos retos y cotas más altas de satisfacción personal.

 
Marc Ambit
 

Compartir
« Volver

Deja un comentario

   
   
 

Diseño Web y Programación Web por Optimoclick
TBS Barcelona - Escuela Superior Europea de Comercio, S.L. - C/ Trafalgar 10, 08010 Barcelona
Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Mediante el uso de nuestro sitio web usted acepta todas las cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.    Leer más
De acuerdo