7 reflexiones sobre los "imprevistos"

19 enero 2014

persona preocupada
Una de las frases que más he oído de mis clientes que intentan trabajar por proyectos es: “Es que en nuestro negocio hay muchos imprevistos”. Más allá de lo cierta que pueda ser esta aseveración, he comprobado por experiencia que la mayor parte de los imprevistos se podían prever.
Así que aquí les dejo 7 reflexiones sobre los “imprevistos” esperando que les puedan ser útiles.

1- El problema con los imprevistos no es que no se puedan prever, es que ocurren cuando no queda tiempo para reaccionar.

 

2- No nos engañemos a nosotros mismos llamando “imprevistos” a factores perfectamente previsibles que, por pereza o olvido, no hemos querido hacer el esfuerzo de prever.

 

3- Lo peor de los imprevistos es que, una vez han ocurrido, estamos tan ocupados buscándoles solución que nos olvidamos de preguntarnos por qué no pudimos preverlos.

 

4- La imprevisión lleva siempre a la improvisación. Y la propia improvisación lleva a más imprevisión.

 

5- En el momento en que en un proyecto entramos en fase de “improvisación” para solucionar un imprevisto, convertimos nuestro día a día en una ruleta rusa en la que cada vez que apretamos el gatillo el proyecto puede morir.

 

6- Creerse bueno improvisando es la tarjeta de presentación de los malos gestores de proyectos.

 

7- El tiempo y los recursos que dedicaríamos a prever un imprevisto no son más del 10-15% del tiempo y recursos que necesitaremos para solventarlo cuando se haga realidad.

Marc Ambit
Consultor y formador en Gestión de Proyectos
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *